Anti- blog

Hoy es lunes 6 de abril del año 2020 y ya llevo 22 días en cuarentena, confinada en mi casa para prevenir el contagio; esto es real, estamos viviendo una pandemia planetaria debido al Covid-19.

Quiero ser súper sincera porque el escribir en un blog es algo nuevo para mí, pero en el actual estado de crisis sanitaria creo que este medio puede ser una gran oportunidad de seguir trabajando mi pasión que es ayudar a los demás mediante mi propia experiencia.

Han sido días complejos, confieso que al principio me costó mucho adaptarme a las nuevas circunstancias, entender que todas las actividades que teníamos agendadas lo que incluía la difusión del podcast en una gira austral por Chile se suspendía debido a la cuarentena. Me afectó harto porque uno piensa que todo le pasa a los demás, cierto. El quedarse en casa para evitar el contagio me hizo recordar mi vivencia con la quimioterapia por el cáncer de mama, que fue un freno forzado súper traumático que me obligó a parar con todos mis planes el año 2017 cuando fui diagnosticada y por supuesto sin poder continuar con mi vida normal, pero además de toda esa carga emocional me sentía muy mal físicamente por los efectos secundarios del tratamiento. Hoy día me toca ver que lo que vivimos en colectivo por la pandemia, ya lo había vivido gracias al cáncer, así como todos los pacientes que han tenido que quedarse en casa cuidando su sistema inmune que ha sido deprimido debido a las drogas para tratar un cáncer.

Y han pasado todos estos días donde hemos vivido montañas rusas de emociones desde la incertidumbre a la resignación, todas estas emociones son absolutamente normales al vivir esta experiencia que no tiene ningún precedente para nadie en el mundo, esta vivencia colectiva nos ha llevado a realizar distintas acciones para estar bien nosotros mismos y ofrecer un poco de bienestar a otros que estén cerca. Yo personalmente he dormido mucho casi como una cura de sueño, he visto películas y seriales, algo de lectura que siempre tengo pendiente, también me puse a ordenar mi casa y por supuesto cocinar y comer.

Sé que nos tomara un tiempo más volver a retomar nuestras actividades laborales y proyectos que quedaron stand by, pero piénsalo; quizás para eso es esta cuarentena, para poder estar en reposo y así tener el tiempo de reflexionar sobre lo que estamos haciendo con nuestras vidas; que es lo que realmente nos apasiona, cómo puedo buscar la forma de hacer lo que me motiva para mejorar mi salud y mi bienestar, y la pregunta que siempre me da vueltas; que más espera la vida de nosotrxs.

Gracias por la atención, como dije soy nueva en esto y por favor si puedes #quédateencasa.

Saludos
Talia Villanueva G.
Directora

Colaboradores